Poemas de “Milagro del día y de la noche” de Esteban Arenas Matos

XXI

Abiertas, las mismas esquinas
ceden el recinto a las voces hermanas
que parten del mismo vientre,
decantando el hoyo de los pesares.

Se crece la vigilia
transito los anillos de la soledad
recibo de los muros lo mismo que otorgo,
crecen también los escupitajos redondos
volviéndose turbias ciénagas.

 


XXVII

Ignoraba yo que las esclusas del ánima
podrían servir a tan bajos fines.
su nefasto mirar arrojan
al centro de mi pecho;
ramajes sanguíneos en la desteñida altiplanicie.

Continuos los charcos
visten túnicas de simetría,
busco en ellos la salvación.

 


XXXI

Al momento de las palabras
desvío el rumbo de los ojos,
escondo las manos en la hierba,

Brisa sembrada en el pecho,
tácita presencia en mis pensamientos,
los rezos la esparcen en los alrededores,
da lo mismo realmente ver hacia los lados,
ella está en la danza gesticulante del prado,
en el acaecer de pastosos celajes
en las espigas ramificándose
en las líneas de la mano
y en las cosas del mundo;
era la eternidad en ese instante.

 


LIII

De tanto ver oir
las mismas cosas
y las cosas mismas
trastoco vestiduras tortuosas
al ras del silencio acompasado;
sonido y sus sombras,
ordenanza abandonada
sonámbulos pisoteos,
susurros que persisten.

 


LV

Lo que está cerca
lo nombro
pronuncio lo que sé
pienso en lo que puedo
nada más.

Los lazos se me escabullen,
ignoro la gestación
de los sólidos aproximados,
nada sé de aleaciones,
son tan lejanos los estilos
yo callo y no los pronuncio
solo los respiro,
callo y nada sé
habría que conocer tanto
y no puedo;
callo hasta el grito revestido
canto al éter de los supuestos
elegía al vacío
eso puedo decir.

 


LXXVI

Ahora desembocan los días en penumbra
los días se ensanchan y engordan
los días son un largo y agónico bostezo
la vida gastada esquilmada
¿para qué decirnos cosas?
lo sabemos todo sin conocer nada
antes imaginábamos la ausencia
era el misterio;
finalmente cae la tela de nuestros actos,
es el fin de los relatos.


Ya puedes leer en línea “Milagro del día y de la noche” de Esteban Arenas Matos

Sobre Sultana del Lago Editores 67 Artículos
Sultana del Lago Editores, es una Empresa Zuliana de Servicios Editoriales que nace para brindarle a los autores venezolanos y del mundo hispanohablante, una alternativa profesional y de calidad para desarrollar su carrera como autor a niveles locales, nacional e internacionales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*