“Sin ti” de Marlyn Morillo Montiel

PRÓLOGO

 “Toda esa ciudad yo la conozco… Pero de nada vale decirla si no duele / amor, palabra, estatua, mujer árbol, poema” Antonio Machado
 La poesía es el misterio que se manifiesta a través de la vida y todo lo que la rodea. Las flores, el viento, el mar, el amor, la soledad, entre tantos, son elementos de la poesía. Esa magia se cuela en el texto, se hace poema; en eso podemos decir que el poema es la vida… y dolorosamente el poema es la antivida también: la suma dificultad, la impotencia frente a la abrupta realidad que te excluye y ahoga. Entonces el poeta se convierte en un prestidigitador que juega con ambas: la vida y la antivida, para conseguir la felicidad en la armonía, en el punto de equilibro, que produce la trascendencia de lo particular, el verdadero secreto del poema.
A poesía cierta, el corpus poético de “SIN TI” se alimenta de esa antivida que se traduce en desconsuelo y en desamor. Desde ese matiz, Marlyn Morillo Montiel, va creciendo y ganando en discernimiento a partir del universo del amor ausente y de lo “antipoético” que pueda habitarlo. En el poemario SIN TI, ha sido “el universo del desamor” el domus áurea, lo que signó el mejor valor espiritual y formal de su poesía. Su poética se revistió de modo constante al sentir (vivencias, experiencias, situaciones) desde cuya perspectiva acomete una poética confesional, que es su arma para comprender y, a la vez, hacerse del mundo.
Marlyn Morillo Montiel nace en Maracaibo en 1986, de la estirpe maracaibera lleva la marca originaria de una tierra de poetas. Una ciudad desandada que va provocando una escritura que percibe la otredad que clama. La impostergable necesidad de volverse hacia adentro, la condición reflexiva, el deseo de ir más allá de las cenizas del amor perdido para mirar sin miedo en el fondo del ser, es la puerta iniciática que Marlyn abrió para entrar en el mundo del poema.
Desde muy corta edad comenzó a cultivar el hábito por la lectura, y se encaminó a la escritura secreta, para conseguir en el diario intimo a un confidente, que aliviara sus dolores e hiciera su relación con lo cotidiano, posible. Desde allí nos habla hoy el libro SIN TI, en relación a una historia muy exterior, a la dolorosa anécdota de un desamor, que no hace mella en su alma esperanzada y optimista.
La poesía de alguna manera es una extensa variedad de caminos, que convergen en un único destino: el conocimiento ontológico y la compresión del decir. Marlyn Morillo Montiel, da los primeros pasos en el camino de la poesía con este libro: sus poemas de versos cortos, pausas sostenidas; dotados de sencillez, con un decir de lo cotidiano, despertarán en la mayoría de los lectores una empatía automática, ya que se verán reflejados en la tristeza, la aflicción y la incomprensión que deja en el alma un desamor; más en este mundo habitado de injusticias, guerras, desolación y falta de amor por el prójimo.
La poesía habla del ser, de su alma; la persona que escribe poesía está auscultando su animus, su intimidad; porque piensa que traduciéndolo al mundo o interpretándolo con el poema, logra removerlo e increparlo. Marlyn Morillo Montiel quiere en este libro, transcribir y trasmutar en lenguaje poético, su dolor. Así en SIN TI consigue la catarsis personal que a su vez es un acto de creación.
La poesía no solo es una acción metafísica, más bien es el esfuerzo de edificar con las palabras una heredad para el lenguaje; Marlyn Morillo Montiel con SIN TI pone la primera piedra de lo que será su hogar en la poesía. Le deseamos que el destino la conduzca por caminos de aprendizaje, cultivo de la sabiduría del lenguaje y una pléyade de vivencias que el permitan seguir la senda trazada por las grandes poetisas venezolanas María Calcaño, Enriqueta Arvelo Larriva, Lucila Palacios, Mercedes Bermúdez de Belloso, Hanni Ossot, Ida Gramcko, Elizabeth Shön, Ada Pérez Guevara, Lydda Franco Farías, y muchas otras que hicieron de la poesía su morada.
 Adelfa Geovanny Rodríguez 
 Maracaibo, 12 de septiembre de 2017